las pequeñas tentaciones

Evita las pequeñas tentaciones que no te dejan avanzar, ralentizar, distraerte o incluso abandonar tus proyectos o tus propósitos.
Para empezar algo no esperes al mañana porque mañana llevas con retraso de lo que podrías haber echo hoy.
No te llenes de tareas que no puedas llevar a cabo o peor aún, dejando de lado a las prioritarias.