mi tiempo y no el tiempo

Pasó lo que no tuvo que haber pasado y viceversa, resultados que reflejan mi presente. Mi tiempo y no el tiempo son dos cosas iguales y muy diferentes a la vez.

Los acontecimientos de mi vida que hice y no tenia que haber echo y aquellos que no hice y tenia que haberlo echo son el resultado que refleja mi presente, marcará un futuro en mi tiempo y no el tiempo.

El YingYang de mi tiempo

Mientras algunos te dicen «prueba-lo a ver que pasa», otros te dicen «ni lo intentes». Y entonces ¿a quien haces caso?

¿a los valientes? – te dirán que si no lo haces te quedarás con: «que hubiera pasado si lo hubiera echo»

¿a los sabios? – que hagas lo que tu sientes, no dejarte guiar por los demás; si no pasa lo que esperas, que la culpa sea tuya porque así será menos dolorosa. Y si tu instinto o corazonada te dice que NO, ¡hazle caso! El NO intentar no es sinónimo de cobardía sino de paciencia y neutralidad.

Si me gasto 1€ en la Bonoloto, tengo la probabilidad de llevarme el bote o parte de el. Si no me lo llevo, esa es mi pérdida y si no me gasto nada, no arriesgo nada y sigo con la moneda en el bolsillo.


niño aburrido mirando por su ventana mojada
imagen ilustrativa por Shlomaster de niño aburrido mirando a fuera a través de su ventana mojada.

LO BUENO

No voy a filosofar nada aunque se que en todas las partes buenas hay cosas malas y viceversa. En mi caso y a día de hoy, desgraciadamente lo único bueno que puedo confesar es que la visión actual de las cosas la tengo a través de todas las malas del pasado.


LO MALO

A veces (me) miro atrás y pienso en todo lo que se podría haber echo y logrado hasta la fecha por no haber tomado otras decisiones. Escuché a los valientes dándome consejos. Mientras yo actuaba ellos se quedaban sentados y mirando. También miré pero no escuché a los sabios diciéndome que no me mueva y que estoy bien donde estoy.


LO PEOR

Cuando ya sabes diferenciar entre lo bueno y lo malo (para ti) lo peor es que el tiempo ya no te lo permite volver al lugar, volver a probar, volver a hablar, no haber echo eso en ese momento y en ese lugar y no haber dicho eso a esa persona en ese momento o esa circunstancia como tampoco haber actuado «así, asa, de esa forma o aquella».


Es cierto, el tiempo sigue y sigue. Ya no vuelve. Lo aprendido de esto es que «hoy» trato de hacer las cosas lo mejor posible para que mañana me acuerde de un bonito ayer.

0 0 votos
Article Rating
suscríbete
notificar
guest
0 Comments
sugerencia en un párrafo
ver todos los comentarios
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad