EHB – de aquí al cielo (III)

Colgué y me quedé pensando ... ¿en que? No lo se. Era una mezcla entre preocupación y (por una razón que yo no podría controlar) ... excitación.

Encontrarte sin Haberte Buscado, la tercera parte.

adelanto de la parte anterior:

De camino hacía a casa y justo antes de llegar me suena el móvil. Me aparté de forma prudente de la carretera hasta que encontré un sitio bastante seguro para mi y el tráfico:

— ¿Si, quien es? Contestando al teléfono…

— Soy yo, Rebeca. Ven a buscarme, ¡pero ven tu solo!


Colgué y me quedé pensando … ¿en que? No lo se. Era una mezcla entre preocupación y (por una razón que yo no podría controlar) … excitación.

Me fui a casa y no se como llegué. Subí las escaleras de dos en dos y ni me quité la ropa. Casi corriendo me fui a la cocina y cogí algo para comer. Me senté al comedor y empecé a comer. El ambiente en casa era muy sereno, como casi siempre. La televisión estaba en marcha y a volumen que la podría escuchar casi un sordo … ¡menos yo! Las cucharas soperas entraban y salían de mi boca sin conocimiento alguno; aquí el hambre y el instinto por comer salio a la luz. Poco rato después apareció mi madre saludándome y con preguntas incomodas como de costumbre. La estaba mirando fijamente: en su rostro veía como mueve la boca y como me dice cosas con una tristeza que solo una madre preocupada entiende, mientras que mi mirada neutra y fría la seguía por respeto, yo solo pensaba en aquella llamada y lo único que me distraía eran los destellos de la televisión.

Acabé mi plato de sopa, me levanté, lo llevé a la cocina y me moví sin sentido por la casa. Mi padrastro ya estaba dormido, mi madre se volvió a su cuarto y mi culo inquieto solo quería salir de nuevo. Cada minuto me parecía una eternidad y finalmente armado de valor me encierro en la habitación y la llamo:

— Hola, ¿como estas, va todo bien? preguntando como si quisiera que me dijera la contrario…

— No, estoy en casa pero quiero irme de aquí. ¡Ven por favor! Me lo dijo como si fuera su último deseo…

— De acuerdo, dame un momento y salgo. Estate tranquila en casa, ya voy para ya. En menos de cuarenta minutos estoy allí. Cuando en verdad se tardaba mucho más…

Bajé las escaleras, cerré la puerta y entré en el coche medio saltando… Cogí la carretera y no paraba de pensar en ella. No pensaba en nada en concreto, sino en todo en general poniéndome preguntas (a mi mismo) sin saber contestar: ¿Porqué a mi?, ¿Porqué solo?, ¿Que querrá?… Mi cerebro daba respuestas absurdas. Mientras mi subconsciente llevaba el coche, no paraba de pensar que hacer, que decir, como actuar … cuando la vea.

Tardé algo más de cuarenta minutos, pero llegué bien. Me bajé del coche y allí estaba en el portal esperándome.

— ¡Hola que tal, ¿va todo bien? Fue lo único que se me ocurrió nada más verla…

— NO, no quiero estar en casa. Me contestó casi llorando…

— ¿Ha pasado algo? Preguntándola muy preocupado…

— No exactamente, pero no quiero estar en casa. Me contestó como si quisiera añadir algo más…

— ¿Te puedo ayudar en algo? Quieres que te lleve a casa de Carlos? Preguntando de forma preocupada e inocente.

— Mmm no, de momento nos quedamos aquí un poco, quizás iremos para bajo un poco más tarde. Añadió y se le cambió la cara con unos pensamientos e intenciones desconocidas para mi…

— Pero hace un poco de rasca, ¡vamos al coche mejor! estaremos más calentitos. Le añadí sin pensar en nada…

De camino al coche, íbamos andando y la miraba fijamente como si intentaba hipnotizarla. Me estaba hablando sobre su familia y su relación con Carlos; la verdad es que no me importaba mucho lo que me decía, lo único que quería era … mirarla, escucharla e intentar que se encuentre mejor desahogándose y contándome sus penas. De esta forma, observaba que mi silencio la ayudaba.

Por fin habíamos llegado al coche, nos subimos, nos encendemos un cigarro y nos quedamos callados un rato. De repente me mira y empieza sonreírme, le contesto igual y empieza a reírse. Y le pregunto:

— Veo que estas mejor, le contesto también sonriendo…

— Contigo me siento bien, me recuerdo en casa de Carlos me hablabas de un montón de cosas y aunque no entendía la mayoría pero al menos siempre me hablabas de algo diferente cada vez. Este me habla siempre de lo mismo y al final me aburro. Sin embargo contigo no, no se, eres diferente…

En ese momento se me despertaron las mariposas en el estomago y no sabía que contestar:

— Gracias, le dije sin más.

Otro momento de silencio nos había invadido. Se me quedó otra vez mirando sin decirme nada; no sabía que decir, que hacer y mis pensamientos me estaban matando y de repente ella «me ayuda» dándome un beso. Entonces le contesté con otro beso. Nos quedamos mirando el uno al otro y se nos hizo los ojos pequeños. Nos mirábamos listos para desatar la llama…

No nos quitamos las miradas el uno al otro y poco después la volví a besar. Acto seguido la he tumbado encima de los asientos traseros del coche. Encima de ella empecé a darle besos con mucha pasión y noté que me respondía con el mismo sentimiento. Estaba disfrutando de aquel momento pero mi subconsciente me habló: «es la novia de tu amigo».

En ese momento me paré y me aparté. Ella se me quedó mirando preguntándome:

— ¿Que pasa, no te gusta? Me preguntó medio-sorprendida.

— No, no es eso. Me gusta … ¡y mucho! ¿Y Carlos? Esto no esta bien lo que estamos haciendo. Le dije con voz y cara de culpabilidad…

— Noo, no te preocupes. No quiero estar más con el, mañana se lo diré, ¡no te preocupes! Me contestó enseguida de una forma segura de si misma y a la vez muy fría.

En ese momento sentía una mezcla entre alegría y culpabilidad […]

No tardamos mucho y volvimos a besarnos y de repente me aparta de forma lenta y suave y me susurra al oído:

— ¡Apártate un poco! me lo dijo casi sensual.

Me aparté sin preguntar y ví como se quitaba la ropa delante mía. No tardo mucho en quedarse prácticamente desnuda. Me quedé sin palabras y empecé a quitarme la ropa yo también.

Me volví a poner encima de ella y nos empezamos a besar de nuevo. Esta vez nuestros cuerpos desnudos y calientes se estaban tocando. Empecé a acariciarla por la cara y luego bajar por todo el cuerpo. Estábamos muy excitados. De repente me la coge y susurra muy excitada:

— ¡Métemela!

Se abrió de piernas se la metió un poco y respirando cada vez más fuerte. Se la empujaba poco a poco pero no entraba. Había una mezcla perfecta entre excitación y dolor placentero. Finalmente conseguí meterse-la toda: me cogió fuerte con las manos y empezó a chillar. Le tapé la boca porque era de noche y le dije que no hiciera ruido a lo que ella me contestó:

— ¡Besame! Me lo dijo como si fuera una orden…

Nos besamos un rato de forma salvaje y luego cambiamos de postura. Se puso encima de mi y en ese momento noté como entraba toda, como crujía su vagina y a la vez que nos besábamos como locos, ella gemía de placer: unos pocos minutos más tarde… ¡nos habíamos corrido casi a la vez!

Nos encendimos un cigarro, nos damos un beso y añade:

— ¡Vamos para tu casa!

Continuara…


Si quieres leer desde el principio el relato, aquí tienes:

EHB – Algo inesperado (primera parte)

EHB – Así de fácil (segunda parte)

imagen de portada: Edward Eyer

5 1 voto
Article Rating
suscríbete
notificar
guest
0 Comments
sugerencia en un párrafo
ver todos los comentarios
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad